De Lun. a Jue. de 9:30 a 21:00. Vie. 9:30 a 15:00.

691 508 646 - 952 476 868

Somos expertos en Ortodoncia Invisalign®

Halitosis: 5 maneras de comprobar si tienes mal aliento

Un tercio de los adultos tiene mal aliento, conocido científicamente como halitosis. A diferencia de lo que popularmente se cree, en el 90 % de los casos el origen del problema está en la boca y está asociado al denominado cubrimiento lingual (bacterias en la parte posterior de la lengua) y por enfermedades de las encías (gingivitis o periodontitis); mientras que en el 10 % restante puede ser nasofaríngeo, gástrico o sistémico, causado por la diabetes, dolencias hepáticas o pulmonares.

La aparición de la halitosis se debe fundamentalmente a la presencia de unos gases llamados compuestos sulfurados volátiles, que se producen durante el metabolismo de ciertas bacterias de nuestra boca. Todos producimos este tipo de gases en la boca, el problema aparece cuando producimos una cantidad elevada. El diagnóstico de la halitosis es “escurridizo” puesto que quien la padece no es consciente de ello a menos que otra persona se lo haga saber. Aunque es raro que las personas compartan con terceros su preocupación en relación a su propio aliento, sí es un tema por el cual la mayor parte de la población se preocupa. A esto se le suma un dato curioso: según la Sepa, en un 2 % de los casos el mal aliento es psicológico, es decir, los pacientes tienen la sensación de tener halitosis pero en realidad no la padecen. Por tanto, ¿cómo podemos saber si padecemos halitosis? Aquí os desgranamos 5 maneras de averiguarlo:

1. Consulta a tu dentista. Nadie mejor que él sabrá valorar con total certeza si la padeces o no y sabrá darte las claves para deshacerte de ella.

2. Pregúntale a un amigo de confianza. Un bueno amigo o tus familiares más cercanos podrán confirmarte con franqueza si tu boca desprende mal olor.

3. Observa tu hilo dental. Si tras pasarlo por los dientes posteriores de la boca examinas que tiene un color rojizo o marrón, o tiene mal olor, estarás ante dos indicios de halitosis.

4. Haz una prueba con tu propia mano. Puedes lamer la parte de atrás de tu mano y esperar a que tu saliva se seque. Si su olor es desagradable, probablemente tengas halitosis.

5. Analiza tu lengua. Con ayuda del espejo, comprueba si tienes una capa blanquecina en la parte posterior de la lengua. Esta suele estar compuesta por bacterias responsables del mal aliento. La manera más eficaz de saber si padeces mal aliento es la consulta al dentista; el resto de pruebas puede servirte como indicio. La halitosis suele percibirse como un problema cosmético que puede causar efectos psicológicos (falta de confianza, baja autoestima, etc.) pero existen evidencias de que estos compuestos olorosos, además de producir un olor desagradable, son tóxicos y juegan un papel en el origen y desarrollo de lasenfermedades inflamatorias que afectan al periodonto, como la gingivitis o la periodontitis. La mejor forma de prevenir la halitosis es mantener nuestra boca en un buen estado de salud y realizar diariamente unas medidas de higiene bucodental adecuadas que incluyan no sólo el cepillado dental, sino también el raspado lingual y la limpieza interdental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con Clínica Dental Ana Claros

Contacta con nosotros y te ofreceremos una cita con un especialista lo antes posible

En base a lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos 2016/679 (RGPD) y en la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos Personales y garantía de derechos digitales (LOPDGDD), le informamos que para hacer uso algunos de los servicios que les ofrece nuestra web, es necesario que nos suministre determinados datos de carácter personal que serán incorporados a ficheros automatizados.
Responsable de los datos: ANA MARÍA CLAROS GARCÍA, (en adelante CENTRO MÉDICO DENTAL ANA CLAROS), con dirección en CALLE ANTONIO MACHADO,1. BUZÓN 9 – 29651 MIJAS COSTA (MÁLAGA) y correo electrónico info@anaclaros.com
Finalidad de los datos: Gestión de la relación con los clientes.
Almacenamiento de los datos: Sus datos se conservarán mientras se mantenga la relación o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.
Derechos: Usted tiene derecho de: oposición, acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad, no ser objeto de una decisión basada únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos y revocación del consentimiento previamente prestado. Para obtener más información relacionada con sus datos, revise nuestra Política de Privacidad.